10 tips para tener un cabello siempre sano

Las que seguimos la moda castigamos mucho nuestro cabello: tintes, formas a base de calor, alisados químicos, rizados imposibles… Es mucho más que el cabello esté un poco castigado y puede llegar a producirse daño real, al nivel del folículo (créeme, cuesta arreglar un pelo tan dañado).

10-tips-cuidar-cabello

Si eres de las que hace verdaderas barbaridades con tu cabello (en el buen sentido, claro) no te desesperes ni te alarmes porque antes de nada, debes saber que, un cabello bien cuidado y sano lo aguanta todo.

Si quieres un cabello bonito y fácil de peinar tienes que cuidarlo

Los peinados recogidos son muy atractivos, pero no cuando los haces para ocultar un cabello dañado o en malas condiciones. Así que toma nota porque ahora vienen 10 tips básicos para mantener un cabello sano al que poder dominar como quieras.

1. Lleva el cabello mojado el menor tiempo posible

El agua hace que el pelo se hinche desde el interior, lo que obliga a la cutícula hacia arriba. “Cuando eso sucede una y otra vez (la hidratación de la cutícula en exceso), se obtiene encrispamiento y rotura”, dice el químico cosmético Randy Schueller. “No te laves el pelo más de lo que tienes que hacer, siempre que puedas saltarte un día de lavado, mejor que mejor”. En su lugar, En vez de lavarte tan menudo usa un champú de lavado en seco basado en aceites: aunque no lo parezca no son grasos, eliminan el exceso de toxinas del cabello y lo nutren mucho.

2. Usa un producto de prelavado

Este consejo está relacionado con el primer punto. Para prevenir al máximo el daño de la cutícula lo más recomendable es usar un pre-champú. La mayoría de las mujeres no han oído hablar nunca de ellos, y son tan importantes que me parece mentira que no esté más extendido su uso. Te aplicas uno de estos tratamientos durante un par de minutos antes del lavado y el núcleo del cabello se cierra casi haciéndose impermeable. De esta manera no se hidrata el interior y el lavado es mucho menos agresivo.

3. Cuidado con el champú

La mayoría de mujeres se deja los ojos buscando restos de sulfatos y otros químicos que casi siempre están en los champús y no se preocupan por la acidez del producto. Hay muchísimos estudios que han demostrado una y otra vez que lo realmente peligroso de un champú es la acidez. Para minimizar el efecto, además de usar un champú de PH neutro siempre, intenta lavarte el cabello solamente con un acondicionador nutritivo cada 4 lavados. Notarás la diferencia en pocas semanas.

4. Usa el acondicionador de forma inteligente

La mayoría de acondicionadores nutren el cabello y le dan una capa de protección, pero si no lo dejas actuar un tiempo ni esta nutrición ni esta protección serán muy efectivas. Así que si vas a secarte el cabello con un secador con el aire muy caliente ten la precaución de dejarte el acondicionador más tiempo de la cuenta. De esta manera garantizas que el pelo esté más preparado para el calor, que suele ser bastante intenso cuando quieres hacer algún tipo de peinado específico.

5. Protege tu cabello del secador

Si no eres de las que te gustan esperar con el acondicionador puesto, te tomas en serio tu cabello o eres de las que abusa de planchas y secados a alta temperatura necesitas hacerte con un spray pre-secado. Este tipo de productos crean una película protectora para el cabello que lo hace mucho más resistente al calor, prolongando su vida y elasticidad. Pero recuerda que no vale con echarte un par de pulverizaciones: aplícalo en profundidad y usa un peine para distribuir bien el producto por todo el cabello, sin dejar nada fuera. Verás que después del secado te queda una melena de anuncio.

6. Minimiza el tiempo de exposición al agua y las altas temperaturas

Todo lo que sea aligerar castigos y daños al cabello es siempre bienvenido, por eso es importante conseguir que adoptes unos hábitos de secado perfectos lo antes posible. Hay muchas mujeres que apenas salen de la ducha encienden el secador a tope y abrasan su pelo. ¡Es una locura! Aprende a escurrir tu cabello al máximo después del lavado. Siempre tienes que escurrirlo de varias formas para asegurarte que no haya un exceso de agua. Seguidamente usa dos toallas (no hace falta que sean grandes): con una quita el exceso de agua y con la que más seque asegúrate de secar la melena lo máximo posible. A la hora de secarte el cabello esto hará que necesites menos tiempo y menos temperatura, de manera que tu pelo sufrirá mucho menos.

7. Enfría tu cabeza en cuanto acabes de secarte el cabello

Te puede sonar contradictorio que tengas que enfriar tu cabeza, pero no quiero decir que la metas en el congelador en cuanto acabes de peinarte, sino que rompas el ciclo de calor que implica el secado y el peinado. Después de un ciclo de calor extenso y largo tu cuero cabelludo está muy dilatado y los poros de tu piel muy abiertos. Esto facilita que el folículo quede más vulnerable y es pertinente romper ese ciclo de calor saliendo al aire, con algo de fresco que haga que tu piel baje de temperatura. Puede que no sea algo que se nota en un día, pero cuidar la temperatura de la piel tras el peinado tiene su recompensa.

8. Bebe agua para tu cabello

Puede que te parezca que no tiene sentido porque el cabello no necesita agua. Pero lo importante de este consejo no es el cabello en sí, sino el lugar de donde crece, el cuero cabelludo. Tu cabello está ligado a la piel y nace debajo de ella. El folículo piloso necesita agua para mantener el pelo en las mejores condiciones, así que necesitas mantener tu piel bien hidratada. Bebe el agua que tu cuerpo necesite sin privarle de ella.

9. Alimenta tu cabello

Sí, has leído bien. Tu cabello come y necesita nutrientes. Los champús mascarillas y diferentes productos que hay en el mercado ayudan a que tu pelo esté bien nutrido, pero no es a ese tipo de nutrición capilar al que me refiero. Con la nutrición capilar pasa como con el agua, la mayor parte de nutrientes provienen del cuerpo mediante tu alimentación. Por eso es importante llevar una dieta sana y variada para aportar la mayor cantidad de alimento a las células responsables de nutrir el cabello desde la raíz. Además, de rebote, tu salud general y tu aspecto lo agradecerán.

10. Sé feliz

Así de simple y así de importante. ¿Crees que tu estado anímico no afecta a tu cabello? Pues estás muy equivocada. Piensa en los miles de casos de personas que, ante un gran susto, una noticia mala o un estrés extremo se han quedado con el cabello totalmente blanco, de aspecto viejo, en un abrir y cerrar de ojos. El estado nervioso de una persona influye en todo su cuerpo. Esto quiere decir que el cabello también es susceptible de cambios ante una vida infeliz, nerviosa y con estrés. Es muy comprensible que la vida, muchas veces, lo hace pasar mal, pero la actitud lo es todo, tanto para el estado del cabello como el de tu salud general. Intenta ser feliz siempre, hagas lo que hagas y estés donde estés. Tu pelo lo agradecerá.

Mucho más que cuidar el cabello

Como ves todos estos consejos se acercan mucho a dos conceptos claros: la salud en general y el sentido común. Hay muchas cosas que puedes hacer para que tu cabello esté siempre en las mejores condiciones posible, pero si nunca los has tenido en cuenta, con estos 10 trucos o consejos tienes suficiente para empezar. Recuerda: cuida tu pelo, tu vida y tu salud.

2 pensamientos en “10 tips para tener un cabello siempre sano

  1. Buen artículo.
    Me gustaría hacer hincapié en el último punto, “Sé feliz”.
    En mi caso ha sido un cambio radical de vida, que me ha hecho realmente feliz, el mayor precursor para que mi cabello sea como era hace unos años.

    Amor y felicidad es lo más importante.

    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *