Boyish Style o como la mujer se apropió del estilo masculino

En la moda actual poco a poco se va afianzando más el corte masculino en las prendas femeninas. Pantalones de pinzas altos, camisas con los cuellos abrochados hasta arriba, mocasines y zapatos oxford bajos, líneas rectas y prendas anchas se abren paso por la calle y cada vez vemos a más mujeres vestidas así. Pero esto no es nada nuevo. Debemos remontarnos a la década de los años treinta para seguir el crecimiento de esta tendencia. 

Fue la actriz estadounidense de origen alemán Marlene Dietrich la que a comienzo de siglo empezó a vestir trajes, sombreros y zapatos de hombre. Una revolución que supuso que rápidamente muchas mujeres se unieran a esta tendencia, como por ejemplo Katherine Hepburn, que a todos nos viene a la mente con sus pantalones anchos y sus camisas grandes.

En los 70 este movimiento resurgió de nuevo de mano de Diane Keaton y uno de los personajes más icónicos de la historia, la excéntrica Annie Hall que volvió loco a no menos excéntrico Alvy, interpretado por Woody Allen.

Un estilo repetido una infinidad de veces en los años posteriores, cuyos dos responsables principales son Ralph Lauren y la propia Keaton. La actriz en el rodaje vestía su propia ropa y cuentan que la encargada de vestuario muchas veces se negaba a que Keaton saliera con esos conjuntos, aunque Woody Allen siempre acababa dejándola. Fue Ralph Lauren el diseñador con más peso de la película el que firma casi todas las camisas del filme. Annie Hall lleva camisas de cuadros, corbatas, gafas grandes redondas, sobreros masculinos y grandes abrigos. Cualquiera puede ir así vestido hoy en día ¿Verdad?

Ahora las opciones son infinitas. Puedes crear las combinaciones que quieras y darle tu propio toque.

Desde el clásico traje y camisa hasta combinar pantalones de pintas cortos con medias, y chaquetas holgadas. El que se denomina “Boyish Style” ofrece tantas opciones como personas que se decanten por él hay. Y todo son ventajas. Ropa ancha, zapatos cómodos y la opción de ir elegante sin tenes que ir todo el día incómoda.

Muchas mujeres siguen este patrón de moda. Desde en el día a día, cuando unos mocasines, un pantalón de corte recto negro y una camisa blanca pueden servirte para cualquier situación, como por ejemplo en las alfombras rojas de las grandes galas de premios, donde vemos a cada vez más actrices decantase por vestir un esmoquin en vez de un vestido.

trajes

Lo mejor de esto es que no por llevar prendas de estilo masculino tienes de dejar de lado el toque de femenino. Añade broches, brillos, lazos, estampados de colores vivos… las opciones son infinitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *