Chocolate y dieta no son incompatibles

¿Te has planteado alguna vez tomar chocolate en una dieta? Quizás te sorprenda saber que no solo puedes hacerlo, sino que además es muy recomendable que lo introduzcas, especialmente si eres un gran amante de este alimento.

El chocolate es un auténtico placer para los sentidos. Su sabor dulce es para muchos imprescindible en los desayunos o junto a un vaso de leche antes de dormir. El motivo por el que suele excluirse de la dieta es por el alto porcentaje de materia grasa que contiene, en torno al 30%. La mitad de estas grasas son saturadas.

Pero es todavía más preocupante la cantidad de azúcar, que puede sobrepasar el 50%. Es decir, de cien gramos de chocolate, cincuenta serían azúcar. Pero estos valores tienen realmente poco que ver con los del cacao, el cual puede tener en torno a un 11% de materia grasa y no tiene por qué contener azúcar.

Cacao puro desgrasado

El cacao puro desgrasado es uno de los elementos con los que se elabora el chocolate pero, como hemos visto, es naturalmente 0% azúcar y con un bajísimo porcentaje de grasa. Esto se hace todavía más evidente porque su sabor es intenso, necesitándose muy poca cantidad para poder tomar un vaso de leche con todo el sabor.

A esta leche solo hay que añadirle edulcorante y se tendrá un fantástico sustituto de las bebidas de chocolate típicas. Aunque al principio puede resultar un poco amargo, añadiendo el edulcorante adecuado esto se arregla. Además, se pueden añadir una o dos gotas de aroma de vainilla para darle un toque más suave y similar al del chocolate.

Por sus características, el cacao puro desgrasado puede formar parte de cualquier dieta para bajar de peso, tomándose una o dos cucharaditas diarias junto a la leche desnatada.

chocolates (1)

Chocolates de alta calidad

Pero, ¿y los bombones y chocolates? Ahora que llega la Navidad es muy habitual regalar cestas de chocolates con muy variados sabores. Pues tampoco tienen por qué estar excluidos de una dieta, en cantidades muy pequeñas. Así debes de elegir tus chocolates:

  • Los chocolates de alta calidad son siempre preferibles. Esto es así porque sus materias primas son mejores y no abusan tanto de grasas perjudiciales. Además, su sabor es mucho más saciante. Cuando tomamos un chocolate de muy buena calidad, lo paladeamos con delicia. Por eso, somos más conscientes de cada trocito que tomamos y nos resulta mucho más placentero y saciante que un trozo grande de chocolate convencional.
  • Si te gusta, elígelo con frutos secos. Se ha demostrado que los frutos secos en pequeñas cantidades son beneficiosos en dietas para bajar de peso. Harán que sientas saciedad y además, en el mismo trozo irá menos chocolate. Como los cacahuetes que son ricos en ácido fólico, proteínas e isoflavonas; las nueces que ayuda a proteger el corazón y tiene mucho Omega3; y las almendras que ayudan a reducir el colesterol malo como también reduce el riesgo de infartos por su alto contenido en almidón, sacarosa, glucosa y altas concentraciones en grasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *