Cirugía estética: cómo prepararte para ella

La decisión de someterse a una cirugía plástica cosmética es una decisión importante que cambiará tu vida. Puede que aún este mal vista y que no cure ninguna enfermedad, al menos cuando se aplica con fines puramente estéticos y cosméticos, pero sigue siendo un proceso quirúrgico que no debe tomarse a la ligera.

estética Para enfrentarse a la cirugía estética, debes mantener los siguientes consejos en mente:

1. Prepárate emocionalmente. Debes preguntar a tu cirujano plástico qué resultados puede uno esperar de la cirugía. A pesar de que la gente lo crea, la cirugía estética no es una cura milagrosa, por lo que es muy importante mantener unas expectativas realistas, porque esperar resultados imposibles sólo conducirá a la decepción. Trata de mantener tus emociones bajo control y serás un buen candidato para la cirugía plástica.

Para prepararte a nivel mental, puedes responder las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué quieres someterte a la cirugía estética?
  • ¿Cuál crees que será el resultado?
  • ¿Estás tomando algún tipo de medicación?
  • ¿Tienes alergias a algún material quirúrgico o medicamento?
  • ¿Has sufrido algún tipo de adicción en tu vida?
  • ¿Qué aspecto quieres tener?
  • ¿Tienes intención de someterte a algún otro tipo de procedimiento en un futuro cercano?
  • ¿Cómo vas a pagar lo que cuesta el procedimiento quirúrgico?

En cuanto tengas tus respuestas, valóralas y compártelas con tu médico para que pueda resolverte todas las dudas que puedan surgirte.

2. Evalúa tu tiempo. Debes valorar el tiempo que va a exigir someterse a la cirugía, incluyendo la operación y el post-operatorio. Planifícalo con tiempo y organízate para no tener problemas: lo más importante es asegurarse de que vas a tener los días libres en el trabajo necesarios. No seas tacaño con el periodo de recuperación, ya que es importante que te recuperes bien antes de volver al trabajo.

Estimar el tiempo que necesitará para el procedimiento, así como la recuperación. Reorganizar sus compromisos sociales y asegurarse de que obtendrá el tiempo libre en el trabajo. Una vez que la cirugía se ha completado, tomar tiempo para relajarse, ya que cualquier tipo de estrés sólo se ralentizará la recuperación.

Antes de entrar en el quirófano, es importantísimo que estés muy seguro de lo que vas a hacer y por qué quieres hacerlo. Piensa que una cirugía siempre es algo serio, y no está bien dejarse llevar por un arrebato o un capricho.

¿Te has sometido a algún tipo de cirugía estética? ¿Quieres compartir algún consejo? ¡Pues déjanos un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *