Cómo estar guapa

Las pruebas arqueológicas sitúan el uso de cosméticos, también llamado maquillaje en las cercanías del 4.000 a.C. Usado inicialmente para protegerse de las quemaduras del sol fue adoptado por griegos y romanos.

La reina Victoria lo consideraba como algo vulgar pues era empleado por prostitutas y actores. En Japón las geishas se pintaban todo el rostro de color blanco; para los labios, cejas y ojos aplastaban pétalos de cáñamo, con los que hacían un lápiz para su mejor distribución. En las ceremonias de graduación los dientes se coloreaban de negro.

Estar guapa

En sus albores los cosméticos se usaban, no sólo como una exigencia estética, sino para proteger cuerpo y cara de las inclemencias del tiempo, los efectos del viento, y en solemnidades religiosas.

En la actualidad, es usado mayoritariamente por las mujeres, para tener un aspecto más juvenil, disimular defectos, ocultar imperfecciones y, según algunos sociólogos para un despertar sexual.

La base de maquillaje suaviza la piel, haciéndola ver más joven, los delineadores y las sombras alargan los ojos y hacen la mirada más misteriosa, el lápiz de labio los hace ver más gruesos y brillantes, como si fueran una fruta madura que invita a morder.

Por cosmético se entiende también todos los productos para el tratamiento de la piel, que pueden ser en crema, líquidos o en polvo, que desaparecen con el lavado o con el tiempo. Para decorar el cuerpo de forma permanente, los tatuajes, con técnicas ancestrales, son aptos para todo público y muy en boga en estos momentos.

En realidad para estar guapa todo influye, desde tu manera de caminar hasta la ropa que utilizas, la moda tiene que servirte como orientación para que elijas lo que coincide con tu forma de ser, lo que te agrada y lo que te sienta bien, que no siempre es lo mismo.
Lo importante es que te gustes a ti misma, seas como seas; para ser sexy no hace falta ser hermosa en su acepción tradicional, sino sentirse hermosa. Eso te dará una seguridad y una aureola singular que atraerá todas las miradas.

Todas las mujeres sabemos lo que tenemos que realzar y lo que es conveniente disimular, nadie nos conoce mejor que nosotras mismas, por lo que a la hora de comprar zapatos, ropa, cosméticos y complementos, nos decantemos por lo que nos sienta mejor, y si no estamos seguras, nos dejemos asesorar por los profesionales del sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *