Cuidado con las lentillas de colores

Lentilla color azulHace algunos años estaban tanto de moda que llegó un momento en el que no sabíamos si los ojos de la persona que estábamos hablando eran suyos o se trataba de lentillas de colores. Parece que esa práctica cayó en el olvido, aunque todavía no es extraño ver a personas con los ojos de un color por la mañana y de otro por la noche.

Puede que ahora no las uses pero nunca te vendrá mal tener en cuenta una serie de consejos antes de adquirirlas para si algún día, decides ponerlas en tus ojos.

Aunque no tengas ningún problema de visión ni uses a diario lentillas o gafas, si al fin vas a utilizar las de colores, deberás tener en cuenta que para ahorrarte futuras dificultades con tus ojos tendrás que hacer una visita al oftalmólogo. Él te recomendará las más apropiadas para las características de tus ojos. No todo el mundo tenemos la misma tipología de lágrima y por lo tanto el líquido recomendable para lavarla no siempre será el mismo.

De igual forma, su tamaño dependerá del iris y la pupila. Si acudiésemos a un profesional, él determinaría cuál es el diámetro apropiado para cada ojo. ¿Qué nos puede ocurrir si no acudimos al oftalmólogo? Algunos de los riesgos son importantes. Que la lentilla sea más grande de lo que nuestro ojo necesita puede provocar roces en la córnea, infecciones graves responsables de la pérdida temporal de la vista.

Lentilla de dibujosEl hecho de que estas lentillas se adquieran en cualquier tienda o incluso por internet hace que muchos las compren por estas vías sin hacer una sencilla visita al oftalmólogo. Puede que esta decisión al final no hubiera sido necesaria, pero en muchos casos, quienes no acuden a la consulta previamente, lo tienen que hacer a posteriori acusados de dolores.

La American Academy of Ophtalmology no solo habla de acudir al oftalmólogo antes de su uso, sino que se adelanta y reconoce que las que hayan sido vendidas sin receta y por internet pueden ser perjudiciales para la vista, causando problemas incluso irreversibles.

Este tipo de lentillas no son un juguete ni una moda sencilla a la que podemos recurrir para una fiesta o un evento importante. Hay que tener en cuenta que los problemas y las secuelas ocasionadas por ellas pueden ser irreversibles. Mejor no jugar con ellas y acudir a un profesional que nos garantice que su uso no va a provocarnos ningún efecto secundario ni perjudicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *