Cuidado con las pestañas postizas

Una moda que cada vez se está imponiendo más en el mundo de la estética es el de las pestañas postizas. Lo vemos en las pasarelas y en las celebreties de todos los ámbitos. Estas pestañas logran realzar el ojo y hacer que parezca más grande de lo que son, provocando que cada vez más mujeres opten por ponérselas. Pero también hay fechas como las navidades, o los carnavales que aprovechamos para ponérnoslas en los ojos.

Pestañas

A pesar de estar muy de moda, se trata de una práctica que puede poner en peligro nuestra salud visual. El hecho de tener que pegarse al ojo con un pegamento puede provocarnos heridas e incluso trastornos oculares que pueden ser perjudiciales de por vida. Este producto puede adquirirse en centros especializados pero también en bazares de poca calidad, haciendo que no sean lo suficientemente buenos para nuestros ojos.

Pero no sólo los de los bazares pueden ser perjudiciales, también los permanentes. Y es que hay algunas que pueden durar hasta un mes, produciendo irritaciones o alergias derivadas del pegamento con las que se ajustan al ojo.

Es frecuente que las mujeres que las emplean para embellecerse sufran problemas como la queratoconjuntivitis (síndrome del ojo seco), blefaritis alérgica (Inflamación del tejido que forma el párpado) y erosiones conjuntivales.

A pesar de que aún no se ha desarrollado como cosmético, sí que es cierto que hay un producto que ayuda a que las pestañas crezcan con mayor velocidad. Es empleado sobre todo por pacientes que se someten a sesiones de quimioterapia y radioterapia y que han perdido todo ese pelo que crece en el párpado del ojo.

Hablando precisamente de las enfermedades del ojo, últimamente se ha visto también que está habiendo un mayor índice de problemas relacionadas con esta parte del cuerpo debido al mal uso y a la poca calidad de los productos que las mujeres empleamos a la hora de maquillarnos. Para evitarlo, será mejor intentar que estos productos no entren en contacto con el ojo.

Ten cuidado con lo que usas para maquillarte, a veces el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *