Distintos tipos de autobronceadores

“¡Noo, estoy blanca!” es algo que oímos y decimos comúnmente todas las mujeres y sobre todo, más ahora que empieza a hacer calor. El buen tiempo conlleva un cambio de vestuario, empezar a ponernos vestidos, pantalones cortos, camisetas de tirantes y un sinfin de conjuntos que ponen al descubierto nuestras piernas, brazos y escote aún pálidos del invierno. Hay muchas mujeres a quienes este tema les trae un verdadero quebradero de cabeza y no toleran estar blancas cuando las fechas estivales están a la vuelta de la esquina.

Para acabar con vuestras preocupaciones y no tener que esperar a ir a la playa a tomar el sol, deciros que también existen otras maneras de conseguir un bonito bronceado. Hablamos de unos productos cosméticos llamados autobronceadores, los cuales no dañan la piel (a diferencia de los rayos UVA) y mediante los cuales se puede conseguir un bronceado natural en cuestión de días.

Básicamente existen dos tipos: cremas o sprays.
La diferencia principal es que con las cremas no se consigue un bronceado instantáneo sino que hay que esperar una semana o más, en cambio con los sprays sí. Entre las cremas autobronceadoras recomiendo la marca Avéne y en cuanto a los sprays, se aplican en centros de estética o spas.
Además de estos dos métodos, existe un tercero que no lo recomiendo: las pastillas autobronceadoras. Son comprimidos que pueden dar lugar a diferentes efectos secundarios como urticaria, pérdida de visión o anemia.

Me gustaría recomendaros un método natural que ayuda a ponerse morena y captar mejor los rayos de sol. Y que no es ni más ni menos que comer zanahoria. Gracias a sus propiedades es más fácil captar los rayos solares, mantenerlos y a la vez, hidratar nuestra piel y mantenerla sana.
Espero que os sirva y nos veamos con un bonito bronceado este verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *