El mejor aliado del verano: El Agua

Qué mejor amigo que aquel que nos cuida, nos protege y nos ayuda a estar mejor por dentro y por fuera. El Agua, además de rodearnos por casi todo nuestro entorno, no nos supone un gran gasto para poder tenerlo siempre con nosotros. En comparación de las costosas cremas que nos prometen la plena hidratación y el rejuvenecimiento de nuestra piel, el consumo de este bien tan preciado resulta indispensable día a día.

Muchas de nosotras no creemos en sus propiedades y optamos más por invertir en cosméticos y tratamientos que auguran mejoras en nuestra piel, cabello… pero realmente no hace falta gastar mucho para obtener esos beneficios de forma más natural, rápida y efectiva.

A continuación os mostramos algunas de las ventajas que aporta el consumo de agua a nuestro cuerpo.

Las altas temperaturas que se dan en estas fechas son causantes de fuertes golpes de calor, que originan lipotimias, deshidrataciones… El consumo constante de agua evitará que nuestra temperatura corporal aumente y nuestras constantes se mantengan sin sufrir ningún mareo. No sólo por la hidratación es aconsejable beber, al menos un litro y medio de agua, además de favorecer a la eliminación de toxinas a través de la sudoración de nuestros poros, beber agua ayuda a reducir la celulitis.

Gracias a su efecto “desatascador” el agua, cada vez que se transporta por nuestro interior se encarga de limpiar todas nuestras tuberías y conducir al exterior todos aquellos elementos que se nos acumulan en las cartucheras o en el intestino.

Sí sois personas a las que les cuesta algo más ir al baño, beber agua es una acción muy útil para favorecer este paso. Si por la mañana, antes del desayuno, bebéis un vaso de agua templada, y posteriormente desayunáis, será como un laxante natural, ya que el agua tibia favorecerá el tránsito intestinal.

Sí comenzamos una dieta, podemos caer en la tentación o sentir que no estamos saciados, pues sí bebemos agua, la capacidad saciante que nos aporta puede ser una buena amiga para hacer que la dieta sea menos pesada.

Insípida, incolora, inolora…pero sí la combinamos con infusiones y té puede ser un refresco que nos ayude a adelgazar, por ejemplo, podemos prepararnos té verde, té rojo, cola de caballo… las metemos en la nevera o las servimos con hielos y podemos tomarla a lo largo del día sirviéndonos para hidratarnos y también para eliminar toxinas.

Beber agua ayuda a la tonificación de los músculos, el agua representa el 70% del peso de nuestras células, sí consumimos agua nuestras células fortalecen su estructura y eso repercute externamente en la tonificación de nuestra piel y la reducción de arrugas.

La media del consumo de agua esta entre los dos litros y el litro y medio, tampoco debemos propasar estas medidas porque en ocasiones podemos sufrir retención de líquidos, depende del tipo de persona, tamaño, estatura… por eso, un pequeño truco para conocer cuanta cantidad de agua debemos tomar es el de dividir nuestro peso entre 30 y de esta división obtendremos la cantidad de litros que debiéramos tomar a diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *