Hidrata tus labios con la llegada del frío

Uno de los principales problemas que ocasiona la entrada del otoño y del invierno, con las lluvias y la bajada de temperaturas, además de los resfriados, son las heridas y gritas en nuestros labios.

Esta zona de nuestro cuerpo es más sensible a los cambios metereológicos y suelen sufrir estos achaques que pueden tener una peor repercusión para las zonas que los rodean y el interior de nuestra boca, como la aparición de bacterias o llagas que dificulten la segregación de saliva y cause daños mayores.

Sí aún no hemos padecido este problema, estamos a tiempo de evitarlo siguiendo las recomendaciones que te damos.

Por ejemplo, cuando nos maquillamos pensamos que pintar nuestros labios les protegerán de cualquier daño externo, pero estamos equivocadas, si queremos que así sea debemos utilizar una base labial que tenga protección solar. Existen muchos cosméticos labiales que poseen una protección solar del 15 además de mostrar los colores más bonitos y mas a la última tu boca quedará protegida de los rayos del sol que en esta zona inciden más al carecer de melanina.

También debemos tener cuidado con nuestra pasta de dientes, en ocasiones pensamos que las grietas se deben al frío, pero puede ocurrir que nos causen reacción alérgica, por ello debemos dejar de utilizarla. Si no encontramos alguna que nos vaya bien, podemos utilizar bicarbonato para lavar los dientes, alternando su uso, ya que es un limpiador muy fuerte y puede dañarnos el esmalte si abusamos de él.

El cuidado de nuestra alimentación es esencial, ya que somos lo que comemos, en ocasiones las grietas en los labios pueden deberse a una carencia de vitamina B ó hierro, por eso la ingesta de alimentos que contengan estos nutrientes ayudarán a que no tengamos que sufrirlas.

Evitar fumar y comidas como la pimienta o la mostaza también será idóneo para no tener que sufrir este daño.

En el caso de que nuestros labios ya estén sufriendo las inclemencias del tiempo o de una mala alimentación podemos recurrir al oro líquido.

El aceite de oliva posee propiedades hidratantes que tienen una reacción espectacular en nuestro cuerpo, antes de acostarnos, podemos humedecer un algodón con aceite de oliva y aplicarlo sobre nuestros labios. Los resultados se reflejarán en pocos días.

Podemos fabricar una crema labial hidratante a base de cera de abejas y aceite de almendras. En un primer lugar debemos calentar la cera en un recipiente para posteriormente mezclarla con el aceite. Lo dejaremos enfriar y obtendremos una crema que podremos aplicar siempre que notemos los labios resecos.

Un remedio algo más enfarragoso es el de utilizar manteca de cerdo, durante tres veces al día aplicaremos la grasa de la manteca sobre nuestros labios. Rápidamente podremos observar como las grietas desaparecen y nuestros labios recuperan el aspecto saludable además de una sensación de mayor voluminosidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *