La radiofrecuencia, una alternativa al bisturí

España es el primer país a nivel europeo en realizar operaciones estéticas y el cuarto a nivel mundial. Cada vez son más 1Z0-301 exams las personas que deciden pasar por quirófano para retocarse alguna parte de su cuerpo por capricho. De hecho, la mayoría se someten a operaciones para reducir la grasa corporal, reducir algunas arrugas o levantarse los pómulos.

Existen varias técnicas, como es la radiofrecuencia, que actúa como una alternativa terapéutica eficaz, segura y sencilla que se aplica a la celulitis y la flacidez facial y corporal, sin necesidad de pasar por un quirófano. Una técnica menos invasiva cuya tecnología es capaz de entregar a energía de la radiofrecuencia en la dermis profunda y en las capas posteriores mientras se protege la epidermis, luchando así contra la celulitis y la 1Z0-311 exams flacidez.

Radiofrecuencia, alternativa al bisturí

Esta técnica produce un calentamiento que afecta a la piel y al tejido graso subcutáneo y favorece así el metabolismo del tejido graso y el aspecto de su piel, firmeza del tejido, drenaje linfático y la migración de fibroblastos, lo que hace que se refuerce la estructura de colágeno, dando como resultado un rejuvenecimiento de la zona que tratemos.

Se trata de un proceso lento, según los casos, y lo que se pretende conseguir es la reestructuración del colágeno profundo. Con la formación de fibras nuevas que sustituyen a las más envejecidas, los tejidos se hacen más elásticos y de esta manera mejora el estado de la piel eliminando de ella las huellas del paso de tiempo.

Según explica la Clínica Dr. Arquero, “el procedimiento es sencillo. Previo a la sesión se toman fotos y se marca la zona con un rotulador quirúrgico. Posteriormente se aplica sobre la piel limpia un aceite y se aplica la energía introduciéndola por medio de un cabezal de tratamiento que se mueve constantemente sobre la piel. Una vez terminada la sesión se aplica gel de aloe vera en las zonas tratadas y el paciente puede incorporarse a su vida cotidiana inmediatamente, evitando el sol y los UVA los siguientes dos días”.

Se recomienda ingerir gran cantidad de agua tras la sesión, ya que ayudará al resultado final; y las sesiones necesarias dependerán del estado de cada persona y de su nivel de exigencia, pero lo normal sería entre 4 y 6 sesiones en facial, y entre 6 y 10 en tratamientos corporales.

Edemas, enrojecimiento o alguna pequeña mancha en zonas frágiles, son los efectos secundarios que se pueden llegar a padecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *