Leche y tónico para tu cara

Tónico MontibelloHay una edad en la que las mujeres necesitamos empezar a cuidarnos la cara. Dejamos de ser unas niñas (aunque nos resistamos a aceptarlo), y nuestro rostro cada vez requiere unos tratamientos más específicos que intentarán no sólo conservar nuestra cara en las mejores condiciones posible, sino que además es necesario empezar a retardar la aparición de las típicas arrugas.

Para empezar con los mínimos cuidados es importante tener la cara lo más limpia posible. Si te haces limpiezas de cara a menudo, habrás visto que tu esteticien de confianza te recomienda que además de desmaquillarte la cara todos los días, también que la limpies con leche limpiadora y tónico.

Pero, ¿cómo se aplican estos productos sobre nuestra piel? Es recomendable hacerlo antes de ir a dormir o cuando llegues a casa después del trabajo. Muchas mujeres ya se han habituado a hacerlo cuando se van a la cama. Para ello, en primer lugar tendrás que limpiar tu cara de cualquier tipo de impureza que pueda haber sobre ella. Una vez hecho este paso, sólo tienes que aplicar la leche limpiadora en la cara. Para retirarlo utiliza un pequeño algodoncito, limpiando los restos del líquido sobre tu cara.

Tras hacer el primer paso, a continuación, coge otro algodón y mójalo con el tónico refrescante. Pásalo por todo tu rostro (incluido el cuello) y apúralo hasta que notes que la esponjita está ya tan seca que no reparte nada de líquido.

Una vez hecho todo esto, ya sólo tendrás que aplicar la tradicional crema hidratante y de contorno que uses a menudo. Así puedes irte tranquila a la cama, tú piel estará bien durante toda la noche.

Es importante que a la hora de levantarnos también hidratemos nuestra cara, porque aunque no nos demos cuenta, mientras estamos descansando, nuestra piel suda, transpira y desecha toxinas, importantes de retirar de la cara a primera hora de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *