Manteca de Karité: sólo beneficios

Manteca de Karité, sólo beneficios

Este producto funciona como un auténtico regenerador celular y actúa 100% de manera preventiva para combatir el envejecimiento de la piel y el cabello. Es hidratante y nutritivo para cualquier parte del cuerpo y el rostro, debido a sus grandes propiedades suavizantes y reestructurantes en arrugas y estrías, al igual que regeneradoras para los cabellos más secos y estropeados.

Cuenta con una antigua historia ya que, desde tiempos remotos, los africanos cocinaban su pulpa y cáscara, debido a que su grasa, procedente de la simiente, es un condimento parecido como la mantequilla o margarina para nosotros.

Es un producto tan eficaz que se puede utilizar para múltiples zonas:

  • Para el cabello, protegiéndolo del sol y regenerando su estructura capilar, aportando brillo y suavidad.
  • Para pieles delicadas ya que actúa como un potente hidratante sobre el rostro y cuerpo de manera permanente. Además es un anti-irritante, por lo que si tienes algunas zonas rojas de tu piel o presenta llagas o alergia, es ideal.
  • Para la nariz y labios resecos. Con la manteca se quedarán con un brillo e hidratación natural.
  • Para las estrías. Por lo que es un producto muy recurrido para las embarazadas ya que previene la aparición y formación de éstas; al igual que previene la formación de grietas en el pecho y protege al bebé de enrojecimientos de la piel por cualquier tipo de rozadura.

Al ser muy rica en vitaminas y sustancias nutritivas con múltiples propiedades (antioxidantes como los tocoferoles, catequinas, ácido oleico, linoleico y esteárico) siempre se ha utilizado en Occidente para la composición de muchas propiedades cosméticas. Se venden en multitud de tiendas pero… ¿Cómo saber si es auténtico Karité? En su etiquetado debe aparecer el nombre de Butyrospermum parkii, que es su nombre botánico que hace honor al explorador escocés del siglo XVII, Mungo Park. Fue el primer hombre que introdujo el producto en Europa y el responsable de difundir las virtudes del mismo.

Su modo de uso es muy simple ya que solo basta con ponerse un poco de la manteca en la palma de las manos y frotarla con los dedos. A partir de ahí puedes aplicarla sobre la piel. En caso del cabello, masajeas directamente aplicando la manteca y cubres la cabeza con un paño o toalla húmeda durante un cuarto de hora y, finalmente, lavas el cabello.

No te lo pienses y anímate porque una vez que la hayas probado no podrás dejar de hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *