Operaciones estéticas vaginales

La depilación láser, llegó hace ya una década y somos ya muchas las mujeres que nos hemos sometido a este tratamiento. La comodidad de no tener que estar depilándonos ha sido la razón fundamental para que muchas de nosotras lo hagamos. Pero la ausencia de bello, sobre todo en la zona púbica, ha dejado al descubierto algunos “defectos” que ahora muchas tratan de corregir. Aunque también hay quienes pasan por el quirófano por problemas más cercanos a la salud que la estética. Veamos las operaciones más frecuentes.

Quirófano

La lipoescultura del pubis consiste en la remodelación de la grasa corporal que se acumula en esta zona y que va apareciendo a medida que las mujeres vamos haciéndonos mayores. La labioplastia puede suponer una solución al problema de gran índole que muchas mujeres sienten al tener relaciones. Con esta cirugía lo que consiguen es reducir el tamaño de los labios menores, haciendo menos doloroso este proceso.

Son sobre todo las que han pasado por un parto complicado las que más se someten a la reconstrucción perineal. Consiste en modificar el tamaño de la zona situada entre el ano y el inicio de la vulva.

Una de las intervenciones a las que más se someten las mujeres es la vaginoplastia o estrechamiento vaginalConsiste en el desplazamiento de la vagina para reducir el músculo que hay en ella y así conseguir un mejor tono muscular y control. Puede ser realizada con láser y durante unos días la persona sometida a la intervención, deberá  apartar las relaciones sexuales hasta que la zona esté completamente recuperada. Los resultados son muchos: mejorar la satisfacción sexual, fortalecer la zona perineal… Algunos problemas que pueden aparecer son cambios en la pigmentación, dolor o entumecimiento temporal.

Independientemente de la edad, algunas mujeres tienen verrugas en la zona púbica causadas por diferentes tipos de trastornos o lesiones en el área genital. Por eso existen algunas intervenciones quirúrgicas que las eliminan, quitando de esta zona los restos de posibles enfermedades del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *