Protege tu piel de los rayos del sol

Tomar el sol con precacuiónEl verano nos invita a pasar horas y horas en la piscina y la playa. Por eso en tus imprescindibles no puede faltar el protector solar que evitará desagradables quemaduras en la piel que pueden ocasionarnos más de un problema en el presente, pero también en el futuro.

Por eso en función de las necesidades de tu piel tendrás que adquirir una u otra crema. ¿Qué hay que tener en cuenta? El color (morena o blanquita), su estado (seca, grasa o hipersensible), la edad (niño, adolescente, adulto o anciano), el lugar en el que nos expondremos al sol (playa, piscina, montaña) y la hora (es recomendable que entre las 12 y las 16 horas intentemos no estar en el sol).

Al adquirir un protector solar hay que observar algunos indicadores internacionales que nos informan de determinadas cosas. Por ejemplo el factor de protección solar. Se trata de un índice internacional que nos ayuda a saber el tiempo que podemos estar expuestos al sol sin que aparezca enrojecimiento. Así, nosotros mismos podemos calcular cuál será el que mejor venga a nuestra piel. Por ejemplo, tu piel comienza a enrojecerse a los 10 minutos de exponerse al sol. Entonces si le aplicamos una crema con actor de protección 50, hará efecto hasta los 500 minutos (50×10).

Protector solarEso sí deberás tener en cuenta que la aplicación de la crema deberá hacerse sobre la piel seca. Y si vas a bañarte, adquiere uno que sea tolerante con el agua y que al entrar en contacto con ella no vaya a diluirse.

Cuando estamos en la piscina o en la playa nos asaltan una serie de preguntas que ahora trataremos de resolverte brevemente. Aunque estés en la sombra tienes que broncearte constantemente  pues los rayos inciden también sobre nosotros aunque estemos protegidos por una sombrilla, de igual forma que en los días nublados también es necesario protegerse con el factor correspondiente a nuestro. Recuerda que la incidencia continua de las radiaciones UVA envejece la piel.

La protección de la piel en verano no es ninguna tontería. En los últimos años se ha registrado un fuerte incremento de cáncer de piel en jóvenes que no se habían protegido lo suficiente durante sus estancias bajo el sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *