Rellenos dérmicos para combatir la flacidez cutánea

Con el paso del tiempo vamos envejeciendo, como es lógico, y nuestra piel se vuelve más susceptible a las arrugas y la flacidez. La exposición al sol y las distintas formas de gesticular (sonreír, masticar, y entrecerrando los ojos) también contribuyen a la descomposición del tejido de la piel. Aun así, hay tratamientos (no precisamente caseros pero muy eficaces) que ayudan a combatir el envejecimiento y poder mantener nuestro rostro como si de una adolescente se tratara.

Rellenos dérmicos

Tiene un nombre y es relleno facial, también conocido como relleno dérmico o inyectable, cuyo objetivo, de carácter temporal a las soluciones a largo plazo administrado a través de unas pocas inyecciones diminutas en áreas específicas de la cara, consiste en rejuvenecer. Varios tipos de rellenos faciales están disponibles en los Estados Unidos, cada uno está diseñado con uno o varios propósitos, tales como la reducción de arrugas y el aumento de labios.

Se aplica por sesiones de entre 10 a 20 minutos, dependiendo de las zonas en la que se quiera matizar o de la persona en particular. Antes de tratarse, es necesaria una prueba de la piel, previa consulta al médico cualificado o el dermatólogo, quienes determinarán qué tipo de relleno facial es el adecuado para ti. Después consulta cualquiera de los centros médicos estéticos que realizan este tipo de tratamientos.

Puede tener efectos secundarios tales como una reacción alérgica, hematoma en la zona de inyección, entumecimiento y el enrojecimiento temporal, así como un pequeño dolor o decoloración de la piel.

Si no te ha convencido puedes leer las opiniones de varios expertos dermatólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *