¿Sabes cómo ponerte las pestañas postizas?

Pestañas postizasLas vemos muy a menudo en la televisión. Pero nunca nos atrevemos a ponérnoslas nosotras. Por unas u otras razones, creemos que no nos van a quedar bien, que hay que saber usarlas, que eso no es para nosotras, que vamos a hacer el ridículo. Hablamos de las pestañas postizas.

Hoy vamos a darte algunos consejos para que si, por fin decides lanzarte y ponértelas, lo hagas de la mejor forma posible.  Los efectos que producen en los ojos son extraordinarios. Los profesionales del maquillaje, no conciben su trabajo ya sin estos objetos que realzan los ojos de las mujeres.

Cuando vayas a comprarlas, deberás saber que te las encontrarás en tiras completas o en pequeños grupos. Elige la que creas que se adapta más al tamaño de tu ojo. Si es de tamaño reducido, será mejor que elijas las que vienen en tiras.

¿Sabes cuáles son los beneficios principales? En primer lugar te pueden ayudar a espesar y a hacer tu mirada más abierta. Pero ten en cuenta que no todas las pestañas sirven para todas las mujeres. Para las que tienen los ojos pequeños, tienen que ser pobladas y alargadas, mientras que para los saltones, es mejor que sean densas en la raíz y finas en las puntas.

Ahora vamos con la parte más complicada: su colocación. Si sigues el paso a paso que te vamos a decir, no debes tener ningún tipo de problema. Allá vamos…

Pestañas postizasPara empezar, maquíllate por completo, su puesta debe llegar una vez que hayas puesto la base, colorete…eso sí, el eyeliner y la máscara de pestañas, déjalos para después. Cuando las saques de la caja, recórtalas con el tamaño apropiado a tu ojo. Después sólo tiene que aplicar el pegamento sobre ellas, para ello utiliza las pinzas especiales que te ayudarán a hacerlo de una forma más precisa. A continuación cógelas y acércalas al borde de la línea natural de las pestañas presionándolas durante 30 segundos.

Para evitar tener problemas oftalmológicos nunca te acuestes con ellas puestas. Simplemente tendrás que quitártelas humedeciendo el algodón de un bastoncillo y aplícalo sobre la zona donde se encuentra el pegamento. No tires de ellas bruscamente porque puedes dejarlas inservibles.

Ya sabes que su colocación no es excesivamente complicada, sólo tienes que dedicarle paciencia y sobre todo pulso, para que  a la hora de ponértelas, queden justo en el sitio que tienen que hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *