Smoky eyes: una mirada felina

Técnica ojos ahumados

Desde que Lady Gaga puso de moda las pestañas ultra-largas, nunca antes una técnica de maquillaje había causado tanto impacto como es la del ojo ahumado o smoky eyes, traducida al inglés. Se pueden llevar de cuatro, tres, dos e incluso un color. Éste es el que te vamos a mostrar hoy para que empieces con lo básico. No es tan difícil como parece, y como todo, es cuestión de practicarlo.

Para comenzar, iluminamos el contorno de los ojos con un corrector iluminador. Te recomendamos Maybelline Pure Cover Mineral Corcealer, que nivela las sombras y luces, evitando el efecto de hundimiento en los ojos.

Seguidamente, dibujamos una línea gruesa en la parte superior de las pestañas sin dejar espacios entre ellas sin rellenar. Para ello, utiliza un lápiz de ojos de buena calidad como puede ser el black de Make Up Forever. No te preocupes si no te has pintado la línea perfecta porque después hay que difuminarla.

Con una brocha plana de pelo natural, acompañada de sombra negra, pintaremos el párpado móvil siguiendo la línea de las pestañas. Si no tienes una brocha adecuada, los bastoncillos para los oídos te pueden ser de mucha ayuda.

Después, con la misma tono de sombra, delineamos la línea inferior de pestañas difuminando un poquito (todo depende de qué profundidad le quieras dar a tu mirada). Con una sombra gris, por ejemplo de MAC, difuminas el contorno negro y damos luz al lagrimal; y con un tono blanco de sombra iluminamos también el hueso de la ceja.

Ahora sólo falta pintar la línea interior del ojo con un lápiz negro y aplicar la máscara de efecto pestañas postizas o bien recurrir a ponerte unas de verdad. En el post anterior ya te dejamos unas nociones básicas para ponértelas.

Smoky eyes es una técnica que, si logras conseguirla, dejará un efecto en tus ojos a la que nadie se podrá resistir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *