Smoky eyes: una mirada felina

Técnica ojos ahumados

Desde que Lady Gaga puso de moda las pestañas ultra-largas, nunca antes una técnica de maquillaje había causado tanto impacto como es la del ojo ahumado o smoky eyes, traducida al inglés. Se pueden llevar de cuatro, tres, dos e incluso un color. Éste es el que te vamos a mostrar hoy para que empieces con lo básico. No es tan difícil como parece, y como todo, es cuestión de practicarlo.

Para comenzar, iluminamos el contorno de los ojos con un corrector iluminador. Te recomendamos Maybelline Pure Cover Mineral Corcealer, que nivela las sombras y luces, evitando el efecto de hundimiento en los ojos.

Seguidamente, dibujamos una línea gruesa en la parte superior de las pestañas sin dejar espacios entre ellas sin rellenar. Para ello, utiliza un lápiz de ojos de buena calidad como puede ser el black de Make Up Forever. No te preocupes si no te has pintado la línea perfecta porque después hay que difuminarla.

Con una brocha plana de pelo natural, acompañada de sombra negra, pintaremos el párpado móvil siguiendo la línea de las pestañas. Si no tienes una brocha adecuada, los bastoncillos para los oídos te pueden ser de mucha ayuda.

Después, con la misma tono de sombra, delineamos la línea inferior de pestañas difuminando un poquito (todo depende de qué profundidad le quieras dar a tu mirada). Con una sombra gris, por ejemplo de MAC, difuminas el contorno negro y damos luz al lagrimal; y con un tono blanco de sombra iluminamos también el hueso de la ceja.

Ahora sólo falta pintar la línea interior del ojo con un lápiz negro y aplicar la máscara de efecto pestañas postizas o bien recurrir a ponerte unas de verdad. En el post anterior ya te dejamos unas nociones básicas para ponértelas.

Smoky eyes es una técnica que, si logras conseguirla, dejará un efecto en tus ojos a la que nadie se podrá resistir.

Errores típicos a la hora de maquillarse

Cuando las mujeres se maquillan lo hacen para tapar imperfecciones y sentirse más guapas. Pero a veces, un mal uso puede provocar el efecto contrario: parecer mayores. Por eso desde aquí vamos a dar algunos consejos para evitar que ocurra esto.

Para empezar, tanto mujeres jóvenes como mayores deben evitar abusar de la base del maquillaje y que la que utilicemos sea muy similar al color de nuestra piel. Aplicar más base de la necesaria provocará el efecto contrario al que estamos buscando: se acentuarán aún más las imperfecciones de la piel y las arrugas. Para evitar esto, lo mejor es utilizar cremas poco compactas, es decir, en la medida de lo posible acudir a los productos líquidos. Eso sí, sean lociones líquidas o espesas, antes de aplicarlas sobre la piel, es necesaria una crema hidratante previa para que se conserve mejor el maquillaje.

Otro punto importante a la hora de maquillarnos es la sombra de ojos. La mirada será más joven con un toque muy simple sobre los párpados. Aunque también es necesario contemplar el color del ojo para aplicar el que más nos favorezca. Por ejemplo, las pupilas azules lo mejor es apostar por tonos grises, malvas, rosas, dorados o cualquier tipo de bronce. Los ojos verdes serán más jóvenes si se utiliza colores marrones, púrpuras o violetas. Y para el tradicional ojo marrón de la mujer española, lo mejor es utilizar tonos verdes, cobre, bronce o beige.

Para las patas de gallo y las arrugas que nacen en el párpado inferior, los expertos recomiendan aplicar un corrector líquido, evitando así las cremas compactas que el único efecto que provoca en los ojos es el de aumentar esas pequeñas imperfecciones que van surgiendo con el paso de los años.

En cuanto al rimel, ocurre lo mismo que con la base de maquillaje. Lo mejor es aplicar en pequeñas proporciones para evitar la sensación de pestañas muy compactas unidas demasiado las unas a las otras. Y para las mujeres que sufran de bolsas y ojeras, es recomendable que esta máscara de pestañas se aplique sólo en las pestañas superiores.

El colorete también puede suponer un envejecimiento exagerado en las mujeres si no se usa correctamente. Lo mejor es aplicar un tono suave y sin recalcar demasiado nuestros pómulos para así evitar que las facciones pasen de marcarse levemente a embrutecerse.

Un último consejo recala sobre los labios. Debemos evitar acudir a tonos oscuros. Lo mejor es apostar por colores claros similares al de nuestros labios.

Maquillaje para el verano

A pesar de tener un tono más dorado en nuestra piel durante los meses del verano siempre queda bien darle algo más de luminosidad y color a nuestra piel por eso os damos algunos consejos y tendencias que se llevan este verano para maquillar nuestro rostro.

Además de contar con una buena crema protectora para evitar las manchas y arrugas  que el sol puede ocasionar en nuestra piel, una buena crema hidratante para después de un día de piscina o playa es un elemento básico para mantener nuestra ted con las menos imperfecciones posibles.

Sí no hemos tenido tiempo para tomar el sol, debemos elegir una base de maquillaje un tono más del que acostumbramos a usar en los meses de invierno.

Además para dar un tono más bronceado podemos aplicar unos polvos bronce por las zonas de los pómulos, la nariz, frente y mentón para dar algo de “sombras” a la cara y que parezca que es un moreno más natural.

En el caso de aplicar un blush, debemos decantarnos por los tonos melocotón o rosados. Si tenemos una cara más redonda conviene aplicarlo en forma diagonal de abajo hacia arriba y si nuestra cara es alargada con movimientos circulares en la zona central del pómulo

.

Para los labios, debemos optar por la naturalidad, y olvidarnos de los perfiladores. Para un maquillaje que usemos durante la mañana los gloss transparentes o rosados serán los idóneos para hidratar y maquillar nuestros labios, mientras que si nos maquillamos para salir por la noche podemos decantarnos por los colores flúor, los rosas son los tonos que más sensación están causando en los labiales.

En cuanto al maquillaje de ojos, las sombras tonos tierra con algún brillo son las pinturas más utilizadas para las mañanas mientras que por las noches las sombras flúor son el acompañamiento de nuestros ojos. Sin importar quitarle importancia a los labios también resaltaremos los ojos con la sombra de un color complementario al que llevemos en la boca

.

La combinación de colores potenciará más nuestros rasgos además de darle más viveza a nuestra cara.

El uso de pestañas postizas para complementar el maquillaje nocturno se ha convertido en una acción cada vez mas recurrida, parece que la exageración tanto en colores como en tamaño es una tendencia de este verano, Las pestañas potenciaran nuestra mirada junto con las sombras flúor nuestros ojos se convertirán en los focos de la fiesta a la que acudamos.