Operaciones de pecho

El aumento de pecho lleva siendo desde hace más de una década la operación estética más demandad por mujeres. Lucir un busto bonito y abundante se ha convertido en un deseo de muchas de ellas y no dudan en pasar por el quirófano para poder disfrutar de su tan ansiado deseo. Pero no es una decisión que hay que tomarse a la ligera. Se deben de estudiar concienzudamente los pros y los contras de esta operación.

Operación de pecho

Si eres joven, has de tener en cuenta que los pechos pueden continuar creciendo. Especialmente cuando las mujeres nos convertimos en madres experimentamos un abultamiento desconocido hasta entonces. Tras parir y cesar con el amamantamiento, en muchas mujeres, el volumen se queda permanente. Por lo que si te operas, verás como el pecho habrá aumentado, llegando a tener un tamaño quizá excesivo.

Si aun así estás dispuesta a seguir adelante con el tratamiento quirúrgico tienes que tener en cuenta algunas cosas. La clínica en la que te hagan la operación deberán someterte a una analítica simple, una radiografía del tórax, un electrocardiograma y un test médico para comprobar que el estado de saludo de la paciente es el correcto. También deberán comprobar qué tipo de anestesia es la ideal para tu cuerpo.

Pero el cuidado especial vendrá en el postoperatorio. Todas las indicaciones que te hagan para el cuidado de tus pechos deberás tenerlas muy en cuenta. Las principales son las que tienen que ver con la medicación. Tómate las pastillas a las horas marcadas y ante cualquier problema que surja, por pequeño que sea, acude al médico. Tras la operación hay que tener cuidado con la temperatura corporal, puede que durante unos días se eleve unas décimas, por lo que habrá que controlarlo.

Durante los primeros días, es posible que sangre, pero si notas que el sangrado es muy abundante será mejor que optes por acudir al centro médico. El peso también será importante. Evita coger grandes cantidades y elevar los brazos por encima de la cabeza al menos durante las tres o cuatro semanas primeras.

Una operación es algo muy serio, no tomes la decisión de pasar por el quirófano demasiado rápido.