Consejos para tener un cabello sano

Es posible que algunas personas no sepan que el pelo está asociado al estado de los riñones y que supone una extensión del sistema nervioso. El cabello está compuesto por queratina, proteínas, aceites, silicio y tejido muscular, y su función es puramente biológica, pues nos protege del frío y el sol. Si deseas presumir de cabello, es necesario dedicarle algo de tiempo y proporcionarle ciertos cuidados. Su exposición a numerosos factores externos lo puede debilitar e incluso dañar, de ahí que existan diversas opciones naturales para cuidar su salud. Toma buena nota de los siguientes consejos y haz que luzca suave, hermoso y con brillo.

Recomendaciones generales para el cuidado del cabello

Para cuidar tu pelo es conveniente que añadas a tu rutina diaria ciertos hábitos para así proporcionarle altas dosis de hidratación y salud. Cepillar el pelo cada día es una de las cosas que no debes dejar de hacer. Este simple gesto estimula efectivamente la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, aumentando la salud de tu cabello y haciendo que crezca más. El agua caliente no es su aliado y utilizarlo a menudo puede debilitarlo mucho. Para evitar que el pelo se quede seco y sin brillo, es importante enjuagarlo con agua fría o al menos agua templada en invierno para sellar la cutículas, así lucirá más sedoso. El calor excesivo reseca el cuero cabelludo y, tal y como sucedía en el caso anterior, el cabello pierde fuerza y brillo. No es conveniente abusar de ciertos productos domésticos como secadoras, planchas o pinzas, porque a la larga frenan su crecimiento y lo dejan sin vida. Lo ideal es reducir su uso y aplicarlos tras llevar a cabo un tratamiento hidratante. Los nudos en el cabello pueden aparecer de forma recurrente, pero hay que tener paciencia y no deshacerlos de forma brusca y acelerada. Un truco consiste en utilizar aceite de coco o jojoba para desenredar el cabello de forma sencilla y rápida. Las puntas del cabello, al sufrir sequedad, se van quebrando con el tiempo. Esto repercute en el resto del cabello, haciendo que se vea mucho menos saludable. De ese modo, los expertos en la salud el cabello recomiendan cortar las puntas al menos una vez cada dos meses. La alimentación también influye, de hecho, ejerce un papel fundamental en la salud del cabello. Llevar una dieta saludable a base de verduras, pescado, frutos secos, frutas, agua y productos lácteos aporta los nutrientes que necesita.

Tratamientos basados en productos profesionales de peluquería

Los productos de peluquería son diferentes a los adquiridos en otros establecimientos como supermercados y eso se nota. Sus fijadores, acondicionadores, mascarillas, cremas o champús poseen mayor concentración de principios activos, lo que contribuye a la salud capilar. Cada cabello tiene sus particularidades y, por tanto, unas necesidades concretas. Estos productos con marcas tan conocidas a nivel mundial como Revlon o Schwarzkopf lanzan al mercado diferentes tintes, champús o aceites adaptados a los diferentes tipos de cabello. Algo que no sucede con los artículos vendidos en supermercados que, en vez de amoldarse a las necesidades de cada consumidor, van dirigidos al público en general.

cabello-sano (1)

Las manos, siempre perfectas

Aparte de la cara, probablemente las manos sea la parte del cuerpo más visible. Para cualquier encuentro, siempre las utilizamos, bien para saludar a nuestro interlocutor o para tomar un simple café en una reunión de trabajo.

Por eso siempre debemos tenerlas impolutas. Mostrar unas manos ásperas, con grietas y uñas descuidadas puede ser muy desagradable además de decir mucho de nuestra poca higiene personal.

Para conseguir unas manos perfectas tendrás que empezar por lo más sencillo: el lavado y secado. Hacerlo correctamente nos supondrá un gran avance para lograr unas manos perfectas.

Lavar las manos con jabón antibacterianoAl lavarlas tienes que tener especial cuidado en el tipo de jabón que uses. Intenta que sea antibacteriano y el agua que utilices ponla a una temperatura agradable, que no esté excesivamente caliente para que no las dañe. El lavado debe durar entorno a 20 segundos en los que tienes que frotar uno a uno todos los dedos por todas las partes posibles para que queden completamente limpios. Repite este ejercicio después de comer, tocar tu mascota, cocinar…en general siempre que consideres que tus manos hayan podido entrar en contacto con bacterias.

Si eres una mujer que a diario está en contacto con productos de limpieza, siempre, recuerda siempre, utiliza guantes para protegerlas. Son muy agresivos y dañarán de igual forma manos y las uñas.

Después de cada lavado o contacto con el agua deberás aplicar sobre las manos crema hidratante que las refrescará y hará que siempre estén protegidas por una mezcla específica para ello.

 Hidratar las manos con crema

Hay algunas manos que por las características de la propia piel están mucho más resecas que las de otras mujeres. Para esto también hay solución. Sumérgelas  en aceite de almendra o de rosa de mosqueta. Verás como en tan sólo unos días tus manos poco a poco van estando más hidratadas y abandonan la secura a la que habían estado sometidas con anterioridad.

La noche puede ser un buen momento para hidratar tus manos. Mientras tú duermes algunos productos trabajan haciendo que esta parte del cuerpo experimente cambios positivos. Aplícate vaselina sobre ellas y ponte a continuación guantes de algodón. Permanece así el tiempo que duermas y verás como en unos días, si repites este ritual cada noche, tus manos estarán más hidratadas.

Con estos sencillos consejos puedes hacer que esta parte del cuerpo tan visible en todas las ocasiones esté completamente suave y cuidada durante cualquier época del año.

5 trucos para estar radiante en verano

Si quieres sacarte el máximo partido este verano, no dejes de leer. Te proponemos 5 sencillos pasos para que estés estupenda en todo momento.

  1. Hidrátate por dentro y también por fuera. En cualquier época del año, los expertos recomiendan beber al menos 2 litros de agua al día. En verano, debemos beber aún más. El agua se convertirá en tu mejor aliada para estar siempre guapa. Es fundamental invertir en cremas hidratantes para lucir una piel bonita. Si además te has bronceado en la playa o en la piscina, entonces el efecto luminoso no pasará desapercibido.
  1. Mascarillas naturales para tu pelo estropeado. El cloro, la sal del mar y el sol hacen que tu pelo se encrespe más de lo normal. No hace falta gastar mucho dinero para lucir una melena bonita. Puedes optar por hacer tu propia mascarilla casera. Una cucharada de aceite de oliva, un aguacate maduro y una cucharada de yema de huevo le devolverán el brillo natural a tu cabello.

  1. Ponerse morena siempre con protección. Es muy importante protegerse del sol, ya que sus efectos nocivos son preocupantes. Ponle remedio a tiempo y usa cremas solares con protección alta. Así, también evitarás que te salgan manchas. Es mejor broncearte lentamente y coger un moreno saludable, que hacerlo mal y rápido.
  1. Come sano. Evita las comidas copiosas y opta por platos muy ligeros que te proporcionarán la vitalidad necesaria para no desaprovechar ni un solo minuto del verano. Por ejemplo, elige ensaladas variadas y mucha fruta. Rico y sano.
  1. Mima tus pies. Hidrátalos y píntate las uñas con los colores de moda: el coral, verde menta, fucsia neón o el clásico rojo pasión.