¿Como cuidar tu cabello en verano?

Con la llegada del verano llevamos a cabo una rutina diaria del cuidado de nuestro cabello que no suele cambiar respecto a la del resto del año, pero la realidad es que las condiciones a las que está sometido no son las mismas, por lo que cometemos una serie de errores fáciles de evitar. Del mismo modo que pasamos a cuidar la piel con esmero, no debemos olvidarnos de que el pelo también sufre, algo de lo que nos damos cuenta quizá demasiado tarde y la única opción que queda es cortar.

Por este motivo os dejamos una serie de consejos a seguir para mantener tu melena en perfectas condiciones.

Hidratarlo

El uso de las mascarillas, suavizante y con efecto hidratante, una vez a la semana es la mejor opción en este caso. Úsala en sustitución a tu habitual acondicionador, además de evitar el uso de espumas o geles de fijación que no le permiten respirar. Pero su aplicación no es exclusiva de la ducha, después de salir de la piscina o la playa aplicatela, notaras la diferencia.

Evita el secador

A pesar de que este es un punto a tener en cuenta durante todo el año, ahora es el mejor momento para llevarlo a cabo. Para secar nuestro cabello lo mejor es evitar el secador y dejar que se haga de forma natural, evitando así la fuerte potencia directa en el pelo. Aprovecha las altas temperaturas para permitir que tu cabello se seque al aire, lo que además te proporcionará una sensación de frescor durante un tiempo.

Tinte

Lo mejor es evitar antes del verano y, sobre todo, durante los meses de más calor, la coloración del cabello, puesto que su unión, junto con el efecto del sol y el agua hará que se reseque con mayor facilidad.Sumado a esto, está el detalle de que los tintes pierden mucho más rápido, puesto que su exposición hacen que el color final muchas veces no sea para nada el deseado.

Si aun así estas pensando en teñirte antes o durante utiliza todos los productos necesarios para mantenerlo sano creados específicamente para tu tipo de cabello.

Elimina sal y cloro

Tras la visita a la playa y a la piscina la mejor opción es aclararse el pelo en las duchas con agua corriente que encontrarás en la entrada con el intención de eliminar toda la sal y el cloro, además de la arena, que se haya podido quedar en el cabello tras el baño. Quita todas las horquillas por el peligro a oxidarse.

Tapa la cabeza

Ya sea con gorros, gorras o un simple pañuelo, esta tendencia te permitirá disminuir su exposición al sol, a la par que protege el cuero cabelludo, que puede ser dañado en múltiples ocasiones, sobre todo debido a las rayas con las que separamos nuestro pelo y, en especial, si es fino.

¿Cuando cortar?

Aunque no viene mal sanear antes de que el verano de comienzo, lo mejor, sin duda, es cortar por lo sano cuando el verano ha terminado. Cortar tu cabello a comienzos no va a evitar que los daños se produzcan, como mucho disminuyen su avance y solo si se lleva a cabo el cuidado necesario. Por eso, lo recomendable es esperar a que la época estival finalice para así poder sanear de verdad todo el daño sufrido.

El bikini de neopreno se propaga como un virus

Bikini de neopreno

Traje de baño de neopreno. Fotografía de Wows. www.flickr.es

El verano ya se nos ha echado encima, y como es lógico, estamos deseando ir a la piscina o a la playa a chapotear, a tomar el sol y a ‘lucir palmito’ con los mejores de nuestros trajes de baño, ya sea bañador, trikini o bikini.

Sin embargo, el protagonista por excelencia en estas vacaciones de verano, va a ser el bikini de neopreno, dejando atrás la austeridad, la sencillez y la comodidad de los bañadores de un sólo color, de rayas o línea marinera ya que se está poniendo de moda la invasión de los trajes veraniegos poco prácticos y con tendencias centradas en que existan muchos menos centímetros de tela.

Todas, y digo todas porque ninguna se salva, siempre vamos con el cuento de que las modas no van con nosotras, que no nos vamos a comprar bikinis nuevos porque ya tenemos suficientes de veranos anteriores y los tenemos prácticamente nuevos. No obstante, al final terminamos cayendo en la tentación de comprarnos lo que llevan las demás, consiguiendo que no nos falte detalle alguno para ir a bañarnos nada más empezar las rebajas de julio.

Estos trajes de neopreno siempre han sido destinados para hacer prácticas deportivas como surf, buceo o esquí acuático. Pero este 2015 ya no. Seguro que en las revistas del corazón o de moda, vemos en la portada a famosas actrices, cantantes, modelos o presentadoras de televisión posando con su traje de neopreno y asumiendo que marcan la nueva tendencia innovadora.

Tal es el boom de este tipo de bikini que durante este último mes se han hecho diversos perfiles en redes sociales dedicados expresamente a este tipo de modalidad textil. Cuando acabe verano, seguro que el 85% de las mujeres de España tienen su Instagram repleto de selfies vestidas así, y si no, ¡vivir para ver!

Beavertail_Wetsuit definitiva

Traje de neopreno incómodo y poco práctico

¿Quién nos iba a decir que el neopreno, considerado un tejido incómodo y poco elástico, iba a ser tan sexy, provocativo y tan tendencioso? Y no es que sea precioso, es que reduce la silueta y nos quita esos “kilitos” de más que no hemos conseguido quitarnos durante el invierno a base de dieta y gimnasio, y sobre todo, es un modelo de ropa veraniega que se ha posicionado como el bikini más viral de los últimos tiempos.

Si todavía no sabes como es un bikini de neopreno, que te quede claro que es inconfundible, puesto a que se suelen fabricar con colores flúor, es decir, la combinación de hasta tres colores, es bastante exagerado, exuberante, con cremalleras y copas que realzan el pecho.

¿Sigues sin comprártelo? ¿Qué es lo que quieres ponerte este verano? ¿Prefieres pasar desapercibida o no dejar indiferente a nadie? Haz lo que quieras, pero no escatimes detalle y nunca dejes de verte guapa, radiante y sobre todo… ¡FELIZ, ÚNICA E IRREPETIBLE!

Puesta a punto después del verano

 Lo hemos pasado muy bien en verano. Seguro que has disfrutado de largos paseos bajo el sol, de días de piscina y playa. Todo esto pasa factura a nuestro cabello y sobre todo a nuestra piel que hemos tenido durante más tiempo expuesta a los rallos del sol. Los días son cada vez más cortos y en breve tendremos aquí el otoño. Por lo que nos prepararnos para recibirlo como Dios manda. Hay ciertos tratamientos que podemos realizar para reparar la piel y el cabello de los agentes externos del verano y prepararla para un frío invierno.

Nuestro cabello se ha podido aclarar por el sol o dañar con el cloro de las piscinas o el salitre del mar. Pero además debemos de contar con que en los equinocios, en este caso el de otoño, el cabello es propenso a perder fuerza y a caerse. Por ello es aconsejable tomar algún complejo vitamínico, como el que nos ofrece Densilogy de Inneòve  que mejore la salud de nuestro pelo. Además lo notaremos también en las uñas. Por otro lado debemos utilizar un champú nutritivo y acompañarlo una vez a la semana de una mascarilla que lo reparará en profundidad. Loreal tiene una gama, Expert Solar Sublime, que te ayudará a repararlo.

La piel es el órgano más amplio de nuestro cuerpo, y muchas veces el más olvidado. La exposición continua al sol puede deshidratar nuestra piel y nos hace perder la textura y luminosidad. Al volver de las vacaciones es importante hacernos un peeling corporal. Además de eliminar células muertas conseguiremos que al aplicarnos la crema hidratante nos nutra más.

El rostro es el gran afectado del verano. Hemos pasado muchos días al aire libre y eso pasa factura. Debemos realizarnos una higiene facial en algún centro especializado para limpiar poros, retirar pieles muertas y lograr que nuestra piel resplandezca de nuevo. Pero si además nos han salido manchas por el sol, entonces son palabras mayores.   Podemos tratarlas en casa con productos despigmentantes como los que nos ofrece Clinique para conseguir un tono más uniforme. Si son manchas más persistentes o profundas puedes acudir a centros especializados como la Clinica planas donde te realizaran un estudio y te plantean la mejor solución para tu problema.

Por último, pero no menos importante, tener en cuenta que debemos mantener una alimentación adecuada y una rutina en la higiene y tratamiento de nuestro rostro y cabello para que los beneficios que estos tratamientos nos aportan se alargen lo máximo en el tiempo.

Los básicos del verano

Si todavía no te has ido de vacaciones, seguro que tienes unas ganas locas de comenzarlas. Pero hacer las maletas es todo un estrés. Sólo superado por el terrible trauma de tener que deshacerlas a la vuelta. Lo mejor es llevar lo justo y necesario para estar monísima en cualquier momento. Utiliza productos muy versátiles para no  tener que acarrear kilos de productos de belleza. Te dejamos una selección de básicos imprescindibles.

La crema solar es un must-have del verano, tanto para el cuerpo, como para la cara. No sólo la piel sufre bajo el sol, el cabello también sufre. Así que un champú con protección solar te ayudará a mantener su salud. Una mascarilla terminará de mantener pelo sano hasta el final del verano. Por otro lado es importante una buena crema hidratante para alargar todo lo posible el bronceado. Si tienes tendencia acumular grasa en la zona T del rostro llévate un gel seborregulador. Con el calor la piel es más propensa a acumular grasa.

Par el maquillaje escógelo algo muy suave y traslucido. Aprovecha para lucir moreno, seguro que después de unos días de sol tendrás un color precioso. Con un eyeliner y un rimel conseguirás  una mirada más sofisticado para las noches de verano. Durante el día con un pequeño toque en las pestañas será suficiente. Recuerda que el rimel debe de ser waterproof. No queremos catástrofes en el agua. La barra de labios en un tono fuerte te ayudará a rematar el look para las noches de fiesta. Y para el día utiliza una barra hidratante con un color suave. ¡No te olvides de un desmaquillante! Ya sea líquido, en gel o en toallitas.

Las manos y los  pies necesitan en esta época un cuidado extra. Por lo que es aconsejable que te lleves un kit de manincura y pedicura. Utiliza un muy esmalte muy cañero y divertido. El verano es la mejor ocasión para sacar tu lado más loco. En las tiendas encontrarás ediciones especiales en esta época del año. Y como los tacones y el calor te pueden jugar malas pasadas, no te olvides de algún tratamiento contra las ampollas. ¡Mételo en el bolso y llévalo siempre contigo!

Por último escoge un perfume que sea fresco y con toques cítricos o florales. Hay ciertos aromas que en verano se pueden hace muy pesados. Pero ante todo, pásalo bien y no te compliques mucho :) ¡Las vacaciones son para disfrutar y descansar!

Cuida tu pelo durante el verano

Todas sabemos que, durante el verano, nuestro cabello sufre el doble, ya bien sea por el sol, la sal del mar, el cloro de la piscina y el calor, en general. Factores que provocan una gran pérdida del brillo y resecan nuestro cabello.

Para todas aquellas que sufren por cortarse el pelo, yo recomendaría sanearlo antes del verano para así, fortalecerlo y que no se viera tan debilitado durante los meses estivales. Además, no os alarméis porque está demostrado que el pelo crece más durante el verano.

También aconsejaría que no utilizarais champús aclarantes que contuvieran agua oxigenada, ni gotas de camomila natural ni champús de extracto de manzanilla. Durante el verano, el sol actúa como mecenas de luz y brillo, aclarando nuestro cabello de forma natural sin necesidad de utilizar ningún producto.

Atención para las mujeres que tenemos el cabello fino, seco o teñido: sufre más. Esto es porque como el sol reseca mucho más el pelo, provoca que este tipo de cabellos se rompan, se caigan o se encrespen más de lo habitual. Tranquilidad y que no cunda el pánico porque ahí van algunos trucos:

En primer lugar y, por mucho que nos cueste a algunas, es mejor dejar las planchas de pelo aparcadas. Suficiente daño causan las altas temperaturas y los intensos rayos de sol como para que nos achicharremos el pelo aún más. La solución está en mantener el pelo bien hidratado.

Para ello, cada vez que nos lavemos el pelo debemos aplicarnos un acondicionador desenredante e hidratante, que facilite el peinado y mantenga el pelo sano. A continuación, nos podemos echar un sérum para evitar el encrespamiento y dar brillo al cabello. También existen sérums específicos para prevenir las puntas abiertas, que yo aconsejaría dárselos una vez a la semana, al igual que las mascarillas hidratantes y revitalizantes. El día que nos demos la mascarilla, debemos dejarla actuar unos 10-15 minutos para que haga efecto y cale en nuestro cuero cabelludo, luego aclarar y peinar sin utilizar el acondicionador.

Muy importante: cuando nos lavemos el pelo, el último aclarado hacerlo con agua fría. A parte de darle más brillo y suavidad, vas a notarlo poco a poco más sano, ya que el agua fría cierra la cutícula del cabello, lo que evita que se estropeen sus fibras.

También tenemos que evitar secarnos el pelo y peinárnoslo con secador ya que lo reseca y lo quema más. Aprovechemos las altas temperaturas para que se seque natural.

En primer lugar y como algo imprescindible cuando vayamos a la piscina o a la playa y nos tiremos horas muertas tomando el sol, ponernos un sombrero. No sólo nos protege el pelo del sol, sino que además, cumple funciones tan importantes como evitar quemaduras e, incluso, insolaciones.

Cuando vayamos a la playa o a la piscina, podemos llevar el pelo húmedo desde casa o mojárnoslo antes de darnos un chapuzón. Esto hace que el pelo absorba menos cloro o sal, ya que al estar ya empapado actúa como una esponja y no absorbe más. De todas formas, antes de tumbarnos en la toalla, siempre es bueno aclararse el pelo en las duchas para librarnos de cualquier sustancia que lo pueda dañar.

Pero los cuidados del pelo no terminan al acabarse el verano. Hay que actuar y solucionar los estragos que nos ha causado en nuestro pelo.

Para ello, existen dos medidas rápidas y eficaces. La primera es la más temida por la mayoría: un buen corte de pelo. Cuesta, pero merece la pena y, si lo saneas… ¡crecerá más rápido! Y la segunda medida, ayuda a fortalecer y evitar la caída del cabello que, al comenzar el otoño comienza a incrementarse. No se trata sólo de los champús anticaída y revitalizantes, sino más concretamente, de las píldoras anticaída. Hay muchas marcas de muchas casas (unas conocidas y otras no tanto). Yo os recomiendo las VR6, Vitacrecil e Inneov, cuyos tratamientos se extienden entre 3 y 6 meses.

Protege tu piel de los rayos del sol

Tomar el sol con precacuiónEl verano nos invita a pasar horas y horas en la piscina y la playa. Por eso en tus imprescindibles no puede faltar el protector solar que evitará desagradables quemaduras en la piel que pueden ocasionarnos más de un problema en el presente, pero también en el futuro.

Por eso en función de las necesidades de tu piel tendrás que adquirir una u otra crema. ¿Qué hay que tener en cuenta? El color (morena o blanquita), su estado (seca, grasa o hipersensible), la edad (niño, adolescente, adulto o anciano), el lugar en el que nos expondremos al sol (playa, piscina, montaña) y la hora (es recomendable que entre las 12 y las 16 horas intentemos no estar en el sol).

Al adquirir un protector solar hay que observar algunos indicadores internacionales que nos informan de determinadas cosas. Por ejemplo el factor de protección solar. Se trata de un índice internacional que nos ayuda a saber el tiempo que podemos estar expuestos al sol sin que aparezca enrojecimiento. Así, nosotros mismos podemos calcular cuál será el que mejor venga a nuestra piel. Por ejemplo, tu piel comienza a enrojecerse a los 10 minutos de exponerse al sol. Entonces si le aplicamos una crema con actor de protección 50, hará efecto hasta los 500 minutos (50×10).

Protector solarEso sí deberás tener en cuenta que la aplicación de la crema deberá hacerse sobre la piel seca. Y si vas a bañarte, adquiere uno que sea tolerante con el agua y que al entrar en contacto con ella no vaya a diluirse.

Cuando estamos en la piscina o en la playa nos asaltan una serie de preguntas que ahora trataremos de resolverte brevemente. Aunque estés en la sombra tienes que broncearte constantemente  pues los rayos inciden también sobre nosotros aunque estemos protegidos por una sombrilla, de igual forma que en los días nublados también es necesario protegerse con el factor correspondiente a nuestro. Recuerda que la incidencia continua de las radiaciones UVA envejece la piel.

La protección de la piel en verano no es ninguna tontería. En los últimos años se ha registrado un fuerte incremento de cáncer de piel en jóvenes que no se habían protegido lo suficiente durante sus estancias bajo el sol.

Cuida tu maquillaje en la playa

La playa es uno de esos lugares a los que las mujeres solemos acudir más despreocupadas. No hay muchos trucos de belleza que seguir para sentirte más guapa pues todo tu cuerpo está al aire. Pero sí que es cierto que el pelo y la piel son los que más sufren con el agua de la playa y la piscina, por lo que si hubiera algo de lo que tienes que estar más pendiente sería de eso.

BB creamCuando vamos a la playa, adquirimos ese look de chica despreocupada que tanto nos gusta llevar. Pero eso no quiere decir que dejemos de prestarle atención a determinadas cosas. Hablamos principalmente del pelo y la piel. Tanto el agua del mar como el aire de la costa son muy peligrosos para ambos, por eso no olvides seguir una serie de consejos que te ayudarán a conservarlos mejore durante el verano.

Ten cuidado con el pelo, recógelo sobre todo durante el día pues la humedad le hará perder el brillo y provocará que cada vez sea más mate, luciendo sin brillo. Con relación a la piel intenta mantenerla hidratada y sobre todo, si vas a tomar el sol, protegida con crema solar. Si no lo haces, podrás tener consecuencias bastantes feas: quemaduras, rojez…

En cuanto al para ir a la playa, olvídate de polvos o bases bastante pesadas. Mejor será que elijas la opción de una BB Cream que además de tapar las imperfecciones de la piel, lograrás que te proteja del sol.

Maquillaje de ojosEl maquillaje para los ojos durante tu estancia en la playa, mejor déjalo de lado. El calor y el agua pueden provocar que se corra por la cara y en lugar de ser una chica, parezcas un mapache. Si a pesar de esta advertencia, sigues prefiriendo llevar los ojos maquillados, utiliza mejor un lápiz de ojos y una máscara waterproof, gama de lápices y mascarillas de ojos más tolerantes con el agua que algunas otras. 

Antes de entrar a la piscina o al mar, intenta mojar tu pelo con agua natural a la vez que le aplicas un poco de acondicionador. Así las moléculas de sal no atacarán tanto a tu cabello.

No olvides que el calor hace que pierdas mucho líquido de tu cuerpo, por eso es imprescindible que siempre que puedas bebas agua, lo hagas, no sólo será bueno para el interior sino también para la piel.

Imagen: misspepitablogguer.blogspot.com y amparomorrio.wordpress.com

Protege tu pelo en verano

Llega el verano, el calor nos quema el pelo y el agua de la piscina o la playa termina por destrozarlo aún más. Hay mujeres que prefieren y no les importa cortar el pelo cuando el periodo estival ha terminado, pero sin embargo hay otras que prefieren tenerlo cuidado para evitar ese corte cuando llega septiembre.

Para ellas van los consejos de hoy. 

Cortar pelo

–       Con las altas temperaturas, el pelo se seca bastante rápido por lo que no necesitarás hacer uso de planchas y secadoras. Así además tu cabello descansará del mortífero daño que estos aparatos producen en ellos.

–          Cuando vayas a meterte al mar intenta hacerlo con una gorra puesta para evitar que el sol pueda quemarte la parte superior de la cabeza. Si vas a bucear bajo el agua no introduzcas la cabeza de golpe, sino que intenta mojar el pelo poco a poco, bien con tus manos o en una ducha que lo vaya empapando por tramos y no de repente.

–          Cuando termines de bañarte bien sea en la piscina o en la playa, cepilla el pelo con un peine de púas gordas, de forma que logres quitar todos aquellos restos que puedan haber quedado enredados entre el cabello.

–          Las gorras y los sombreros son la solución ideal para aquellas mujeres que tengan el pelo tintado, pues exponerlo continuamente al sol puede acabar por cambiar el tono del cabello, haciendo que al final del verano sea necesario pasar sí o sí por la peluquería. No olvides que siempre es bueno tener a mano el acondicionador, sobre todo si vas a pasar unos días metida prácticamente las 24 horas del día en la playa o la piscina.

–          El largo del pelo también será importante. A la hora de bañarse, las mujeres que tengan el pelo largo es recomendable que lo recojan en una coleta de forma que lo protejan de los rayos del sol. Un consejo casero: aplica aceite de oliva cada mañana sobre el pelo para mantenerlo hidratado el mayor tiempo posible.

–         En cualquier época del año, pero sobre todo en verano es imprescindible aplicar mascarillas nutritivas al menos una vez a la semana.

Siguiendo estos sencillos consejos verás que al finalizar el verano tu pelo no habrá sufrido lo que otros veranos. Si lo haces tal cual incluso puede que no sea necesario cortar el pelo.

Recurre al bronceador casero

“Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”, así lo recordamos año tras año y parte de razón lleva, pero aun así, el sol, las flores y el buen tiempo, por no decir el verano, tiene los días contados. Con la llegada de la próxima estación, la más cálida de todas, nos apetece lucir buen cuerpo al igual que un buen bronceado.

Cómo fabricar un bronceador casero

Hemos podido comprobar que, al igual que el turrón por Navidad, las cremas bronceadoras han inundado las tiendas desde hace más de dos meses. Pero estos productos tan utilizados en verano, no siempre son económicos y por ello, te enseñaré cómo hacerte tu propia fórmula casera con la que poder tener la piel hidratada a la vez que bronceada.

Hay diferentes bronceadores (de té, de melón, de zanahoria, de aloe vera o de coco, entre otros) pero me centraré en dos para que puedas alternar en esta próxima etapa estival.

La zanahoria es una hortaliza, que además de tener un sabor exquisito tiene vitaminas muy útiles para depurar y dar color a nuestro rostro y cuerpo. Tónicos, cápsulas y muchos más productos a base de beta-caroteno que ayudan a favorecer nuestro bronceado. El bronceador de zanahoria se hace del siguiente modo: Mezcla 2 cucharadas soperas de aceite de oliva o germen de trigo, 1/8 de litro de zumo de zanahoria y  2 cucharadas de zumo de limón. Mezcla la preparación y agítala bien antes de usar. Guarda esta  fórmula en un  frasco de vidrio oscuro y déjala en la nevera.

Otro de los bronceadores que te gustará es el de Aloe Vera: Extrae la gelatina de una hoja fresca de aloe vera. Añade diez cucharadas de aceite de germen de trigo y veinte gotas de esencia de coco. Mezcla todo y coloca en lugar fresco o en la heladera. Aplica normalmente. Este preparado no contiene protectores solares, por ello se debe usar con mucha precaución.

Como advertencia, sólo decirte que no es bueno abusar de Lorenzo, por lo que estos bronceadores deben utilizarse en las horas en las que menor intensidad presenta en sol.

Viste tu cuello con alegres bufandas y pañuelos

Son sencillos, algunos de colores alegres y otros más discretos. Sea cual fuere el que hayas elegido, seguro que a la vez que te sientes más calentita, también le das un toque original a tu estilo. Hablamos de las bufandas, pañuelos y foulards. Esos complementos que nos echamos al cuello sea cual sea la temporada en la que estamos. Más gorditos en invierno para abrigarnos la garganta y más ligeros en verano para hacer más llamativa nuestra vestimenta. Siempre suelen acompañarnos como si de una prenda más se tratara.

Hoy queremos que visites Cocktail de Mariposas, un blog de moda, belleza y comunicación en el que encontrarás las mejores ideas a la hora de elegir el que más se adapte a tu estilo o a la ropa que en ese momento lleves, además de otros muchos consejos de moda.

Para invierno, lo mejor es que te decantes por las más abrigadas, las típicas de lana. Son meses de temperaturas muy bajas y llevarlas te supondrá ahorrarte algún resfriado. Desde hace algunas temporadas podemos ver en las tiendas unas bufandas muy cómodas que a la vez que te resguardan del frío son más fáciles de llevar que las tradicionales. Hablamos de las llamadas bufandas tubo o cuellos. Son cerradas por lo que evitarás que con el viento se te vayan desenroscando de la garganta. Puedes encontrarlas en cualquier tienda de ropa, en la sección de bufandas y pañuelos. Elígela de un tono fácil de combinar y podrás ponértela con cualquier color de chaqueta o jersey.

Pero puede que seas de las personas a las que les agobia tener tan abrigado el cuello. En ese caso, para ti están los foulards. Los encontrarás de cualquier tipo, color o estampado. Es cierto que son más alegres porque existe más variedad de tonos a la hora de elegir uno de estos. Además al ser menos abrigados, podrás hacer uso de ellos no sólo en invierno si no que también son útiles en otras temporadas como el otoño o la primavera cuando las temperaturas no son todavía lo suficientemente altas como para cambiar a unos pañuelos menos abrigados.

Para el verano, puede que seas de las personas a las que también les gusta tener algo en el cuello. Obviamente tendrás que elegir algunos de los menos cargados. Suelen verse los de tela de imitación a la seda, similares a los que los que llevan las azafatas.

Ya ves, es indiferente la temporada en la que estés, llevar al cuello un pañuelo o una bufanda no está reñido con los grados que estén cayendo sobre ti.