Ventajas y consejos del spinning

Desde hace algunos años los gimnasios se han convertido no sólo en centros donde hacer deporte, sino en lugares donde conocemos y forjamos relaciones de verdadera amistad. Acudir a ellos en compañía nos motiva para continuar haciendo ejercicio y no tirar la toalla a las primeras de cambio. También unos a otros logramos apoyarnos cuando las fuerzas flaquean y nos invitamos mutuamente a practicar otras actividades con los que mantenernos en forma.

Spinning

Precisamente el spinning es una de esos deportes que no sólo requiere forma física, sino que además es necesaria fuerza de voluntad. Intensidad y sudor son las palabras que probablemente mejor definan al spinning.

Sus son muy claras: fortalecerás y tonificarás los músculos. Con clases de 45 minutos, los glúteos y las piernas irán adquiriendo cada vez más un mayor tono muscular. Muchos no lo practican por cuestiones físicas, sino por psicológicas. El gran ritmo que se va tomando a medida que avanza la clase permite subir la adrenalina convirtiéndose en un auténtico remedio anti-stress. También los cambios de velocidad, siendo este un entrenamiento aeróbico y anaeróbico, favorecen el buen funcionamiento del corazón, fortaleciéndolo y consiguiendo un bombeo más eficaz.

Para quienes sufren dolores lumbares, el spinning es el ejercicio perfecto con el que combatirlo. Los beneficios de este deporte son infinitos, toma nota porque allá van algunos: controla la postura corporal y ayuda a tener una mayor resistencia física. Y para quienes buscan adelgazar, se estima que en cada clase de 45 minutos se pueden llegar a gastar entre 500 y 1.000 calorías.

Pero antes de practicar por primera vez el spinning tendrás que tener en cuenta algunos consejos. En primer lugar pedir al profesor que nos enseñe el funcionamiento de la bicicleta así como saber la altitud ideal del sillín para nuestro tamaño. Y nunca, jamás, olvides entrar contigo a la clase una botella de agua fresquita (sin abusar) con la que hidratarte en los 45 minutos de ejercicio intenso que tendrás por delante.

A pesar de ser una práctica dura, está recomendada para todas las edades y nivel de acondicionamiento físico. El hecho de que el ejercicio vaya acompañado de música activa, ayudará a seguir el ritmo con precisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *